El juez de Primera Instancia del Trabajo N° 3 de Paraná, José Reviriego, hizo lugar este sábado al pedido del gobierno provincial y dictó la conciliación obligatoria por el término de 20 días hábiles para la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

En ese marco, ordena a los gremios suspender los paros previstos para el 10 y 11 de abril. La defensora pública en turno, Marcela Piterson, corrió vista de lo peticionado y propicia la admisión de ello argumentando que “la educación es un derecho humano intrínseco y un medio indispensable para realizar otros derechos humanos”. Por ello, agrega más adelante que “corresponde a las asociaciones gremiales y sindicales ajustar el ejercicio constitucional del derecho de huelga, evitando adoptar medidas que vulneren o restrinjan el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes”. La primera audiencia de conciliación será el próximo lunes a las 17.

Análisis