Fueron dos años muy movidos de gestiones y pedidos. Desde 2007 hasta fines de 2009, la Junta de Gobierno de Estación Sosa realizó numerosos trámites para poder llevar a la localidad una vieja locomotora, similar a las que habían dado vida al pueblo (a casi todos los pueblos) más de un siglo antes.

El presidente de la Junta, Héctor Orzuza, ya había logrado la donación de una antigua máquina por parte de las autoridades de entonces. Pero el alto costo para transportarla desde la costa del Uruguay a su localidad, impidieron concretarlo en aquel momento.

La opción más económica y razonable era llevar la locomotora  por las mismas vías que décadas atrás había circulado. Sin embargo, el pésimo estado de la red ferroviaria de nuestra provincia y el robo de varios tramos completos de vías (entre ellos desde El Pingo a Sosa), impidieron hacerlo.

“Otra posibilidad era trasladarla en camión. Pero el alto costo que significaba era realmente exagerado”, cuenta hoy Orzuza al Periódico NuevaZona.

Cuando se hicieron las gestiones, había seis locomotoras disponibles, una de las cuales ya había sido cedida a la localidad de Paraná Campaña. Dos estaban en la ciudad de Concordia y cuatro en la provincia de Buenos Aires.

Pese al paso del tiempo y a aquellas negativas en su momento por una cuestión económica, en Sosa no pierden las esperanzas. Según contaron, la Junta de Gobierno no descarta que en poco tiempo se vuelvan a realizar las gestiones para conseguir el objetivo y que la localidad pueda tener algún día en exhibición una de las máquinas que le dio origen al pueblo. (Foto archivo)