Lugar para la música. Y para la pintura. Lugar para los libros, y también para las esculturas. Lugar para el teatro,  el baile, la danza y los talleres. Un lugar para el arte. Un lugar de encuentros y creación. Ni más ni menos que todo eso junto. Y mucho más, qué duda cabe.

Abrió finalmente sus puertas este sábado la Sala de Teatro del Grupo independiente Abarajala. Con gente que iba y venía desde bien temprano y que se quedó hasta muy tarde, los chicos recibieron a todos quienes estuvieron dispuestos a mirar pinturas, hojear  libros de autores locales y sentir olor a paredes muy antiguas pero con sed de futuro.

Inauguró la flamante Sala de teatro en Viale. Ya es nuestra, ya es de todos.