La historia es ésta y ocurrió hace ya dos años: Olivia Sievers es una azafata de la aerolínea alemana Lufthansa. Cada vez que tenía un descanso en Buenos Aires, dormía en un hotel de Puerto Madero. En la puerta, siempre la esperaba un perro callejero, al que bautizó como Rubio. Unos meses después de que se conocieran, y tras varios reencuentros, decidió llevárselo. Consiguió la autorización sanitaria para poder trasladarlo y el perro viajó para formar una nueva familia en Alemania.
La historia generó en su momento gran repercusión en distintos lugares del mundo.
“Esta tierna historia de amor llamó mi atención, sentía la necesidad de agradecerle lo que había hecho por el perro. Por eso la busqué en Facebook y al encontrarla y agradecerle me quedé atada a la historia de Rubio. Me interesaba cómo pasaba ahora sus días en Alemania, cómo fue que su tenacidad canina lo llevó al otro lado del Océano”. Quien lo cuenta a NuevaZona es la vialense Graciela Gauna.
Cuando ocurrió la historia, la azafata creó una cuenta de Facebook, llamada “Rubio & Olivia”. “A través de esa cuenta, yo seguía el día a día desde su llegada a Alemania”, explica Graciela.
Un día, Olivia propuso un concurso. Solicitaba a los seguidores a realizar un dibujo de Rubio, que luego sería subastado. El objetivo era reunir fondos para entregar a los refugios de animales.
Graciela no lo dudó y se decidió de inmediato a realizar el suyo. “Si bien ya se había elegido una pintura al óleo, igualmente yo le pasé a Olivia el dibujo que hice con mucho cariño”, explica.
A la azafata le gusto tanto que ni lo dudó: Ese mismo día (4 de octubre de 2017), la mujer alemana lo subió a su página de Facebook. Los comentarios provenientes de distintos lugares del mundo, felicitando a la autora del dibujo no tardaron en llegar.