El ministro de Seguridad y Justicia, Néstor Roncaglia, y el secretario General de la Gobernación, Mauricio Colello, confirmaron que si no aparecen los 80 vehículos oficiales cuyo paradero se desconoce, desde el gobierno se presentarán las correspondientes denuncias por “retención indebida”.

Las presentaciones judiciales serían contra los ex funcionarios de la gestión de Gustavo Bordet responsables de las unidades. De los 160 autos que se recuperaron, 50 irán a Drogas Peligrosas e Investigaciones de la Policía, otros a municipios y comunas y los que no se puedan reparar serán dados de baja.

Esta semana en un acto encabezado por el gobernador Rogelio Frigerio se entregaron 50 unidades a la Policía de Entre Ríos de las 160 de uso no indispensable que fueron entregadas por distintos organismos. La medida se ordenó a través de un decreto en el cual se ordenó a todas las reparticiones la puesta a disposición de vehículos en un plazo de cinco días hábiles. “Tienen pocos días para entregarlos antes de que sean denunciados en la Justicia”, advirtió el mandatario a los ex funcionarios responsables de los organismos en cuestión.