La ciudad de Ramírez posee una ordenanza desde el año pasado y durante varios meses fueron decomisando los caños de escape antirreglamentarios en los controles de tránsito que realiza la Municipalidad, y además fueron innovadores en cuanto al destino que se le da a estos artefactos: los compactan y se los entregan a los referentes de la cooperativa de recuperadores de residuos “Creando Valores” para que puedan comercializarlos.

Flavia Pamberger, la viceintendenta, destacó el trabajo que se viene llevando adelante y comentó a UNO: “Desde el año pasado se vienen secuestrando vehículos con caños de escape antirreglamentarios y se los aplastó con la máquina que tiene un rodillo vibrocompactador. Tiempo atrás se realizó un convenio con la cooperativa de recicladores que tenemos en la ciudad para que ellos lo vendan después. Con eso cerramos el ciclo, en el que todos salen beneficiados”.

“Aunque los infractores se quejan o no se toman gratamente la medida, la mayoría de la gente adhiere, ya que en medio del silencio a la madrugada escuchar las motos con escape libre genera muchas molestias”, dijo.

Pamberger recordó que desde la Municipalidad “además se viene trabajando fuertemente desde hace unos años para que todas las motos que no tienen papeles se pongan en regla”, y explicó: “Directamente se las retiene, se da un plazo al usuario para que puedan regularizar su situación presentando la documentación correspondiente, por ejemplo, y sino esos vehículos van a desguace también. Alquilamos un galpón especialmente para que durante un período considerable estén bien protegidas”.

Uno