Un niño de 9 años debió ser asistido por bomberos voluntarios de Concepción del Uruguay al accidentarse mientras jugaba al fútbol en la cancha de Stella Maris, este viernes por la tarde.

El menor se había incrustado una parte del espiral (dónde se sujeta la red) en la palma de su mano, por lo que los efectivos procedieron a cortar gran parte del arco para que personal de Emergencias pueda trasladarlo al hospital, ya que en la posición en que se encontraba impedía realizar maniobras evitándole más dolor.

Una vez finalizados los cortes, personal de Alerta trasladó rápidamente al niño al Hospital «Justo José de Urquiza», para que -con la anestesia y el instrumental adecuado- sea extraída la parte del arco que seguía incrustada su mano.