La autopsia había determinado que el fallecimiento de Oleksandr Spitsyn y de Anna Nefodova, estuvo relacionado con la asfixia por monóxido de carbono, pero las pruebas de laboratorio no hallaron rastros de ese gas en sangre.

El análisis de laboratorio de la sangre del ucraniano Oleksandr Spitsyn y de Anna Nefodova, kazaja pero nacionalizada argentina, dio negativo para monóxido de carbono, según indicaron fuentes con acceso a la investigación. Ambos habían sido hallados muertos el pasado domingo al mediodía en un apart hotel de la ciudad de Federación.

El dato se contrapone con lo consignado el lunes por la autopsia practicada en la morgue judicial de Concordia. La conclusión a la que había arribado el galeno de la Justicia era que el deceso de ambos se había producido por asfixia compatible con monóxido de carbono.

La situación escala si se toma en cuenta que el personal de la Policía indicó que, cuando ingresó al departamento que ocupaban en el Apart Hotel Terrazas de la Costa, no sintió la presencia del gas en el recinto. Así lo informó Eduardo Bertolli, Jefe de Investigaciones de la policía departamental de Federación ese mismo domingo a medios locales.

Ahora, la Fiscalía a cargo de Josefina Penón Busaniche espera que el laboratorio vuelque en el legajo de investigación las conclusiones sobre otras pericias que se hicieron sobre los cadáveres. El más relevante será el que análisis sobre los jugos gástricos de Spitsyn y Nefodova.

Por otro lado, los estudios practicados en la orina y la sangre de ambos fallecidos dio negativo sobre la presencia de marihuana y cocaína. Tampoco se encontraron restos de drogas de diseño, como éxtasis.

Otro dato que la Policía había dejado trascender era que en el departamento donde se produjeron las muertes había varios medicamentos. Esta información fue luego desmentida por la Fiscalía.

Mientras, en el escritorio de Penón Busaniche la carpeta que contiene el legajo 18.280 caratulado “Nefodova Anna y Spitsyn Oleksandr S/ Su Muerte” aumenta en volumen día a día. Sin embargo, la pregunta clave del caso aún no encuentra respuesta: ¿Las muertes se produjeron por accidente, autodeterminación o se trató de un crimen?

La Fiscal baraja aún todas las hipótesis.

Al momento en que se produjeron las muertes, el hombre tenía 35 años y la mujer 46. Oleksandr Spitsyn tenía en su poder un DNI argentino emitido para ciudadanos extranjeros. En 2019, percibió de ANSES una prestación por desempleo y no registraba empleos en la Argentina. El documento se le extendió el 8 de enero de 2015. Anna Nefodova, en tanto, poseía un documento de argentina naturalizada. El DNI argentino se le extendió el 10 de julio de 2012 y figuraba como empleada de un hotel de la zona de Recoleta y, además, estaba registrada en AFIP en otros dos trabajos.

Según fuentes judiciales, ninguno de los dos figuraba en condenas de primera o segunda instancia en los fueros correccional y federal porteños, así como en planteos ante la Cámara civil.

Los cuerpos fueron hallados por la Policía en distintos lugares del departamento que habían alquilado. Él estaba en el dormitorio. Ella, en la cocina.

El apart hotel donde ambos fueron encontrados muertos, es un complejo de departamentos ubicado sobre la orilla del lago que formó la represa de Salto Grande. Está ubicado frente al complejo termal y al parque acuático que tiene Federación desde hace muchos años.

El magistrado que interviene en la causa es el doctor Sergio Rondoni Caffa, juez de Garantías de la ciudad de Federación. (Infobae)