Como cada año, la Parroquia Nuestra Sra. del Rosario recrea sobre la esquina de Mitre y Urquiza, el pesebre que da contexto y sentido a la Navidad. Tristemente, la escenografía sufrió un accionar reprochable en las primeras horas del lunes 25 de diciembre.

En diálogo con FM Estación Plus Crespo, el párroco Rubén Schmidt, explicó: «En las primeras horas de la Navidad, nos encontramos con que el bebote que representa al niño Jesús, no se encontraba en el pesebre. Se registraron las cámaras de seguridad y se aprecia a una mujer -a la que conocemos-, que se lleva el muñeco».

«Desconocemos el motivo y seguramente se pueden hacer muchas suposiciones: desde que lo quiso para regalárselo a un nieto; o a veces las mujeres que no han podido tener un hijo, viven este tiempo de una forma especial, que la puede haber confundido; o quizás algún exceso que la llevó a realizar una acción de la que no estaba plenamente consciente. No haremos juicio ni irá presa. No le haremos nada, pero esperamos que se arrepienta y nos permita devolverlo. Alguien tuvo el gesto de prestarnos el bebote para una mejor representación del nacimiento de Jesús, sobre todo pensando en los niños, y necesitamos poder restituírselo», manifestó el sacerdote.

Recordó que años anteriores, adolescentes habían incendiado parcialmente el pesebre, y en esta ocasión, se produjo la faltante de una de las piezas. La imagen del bebé fue reemplazada, debiendo ser atada con alambre, para evitar que pueda ser nuevamente quitada.

«Es importante que nos enfoquemos en el verdadero sentido del espíritu navideño, que reflexionemos», insistió el Padre Rubén.