Mientras el fiscal de Diamante Gilberto Robledo sigue esperando los informes de la Policía Científica entrerriana, para tratar de apuntalar las sospechas en la causa que se investiga el crimen de Gustavo Barrientos, ocurrido en Colonia Ensayo, se estableció el motivo por el cual los autores del ataque dejaron abandonada la camioneta.

Hoy se cumplen diez días desde que el hombre que contaba con salidas transitorias de la cárcel fue ejecutado por un grupo de siete personas. Las jornadas pasan y no hay detenidos, aunque los investigadores se esfuerzan en dar cuenta de que existen “sospechosos y numerosas medidas” iniciadas por parte de la Dirección de Investigaciones, Inteligencia Criminal y Criminalística.

El fiscal Robledo aguarda los resultados primarios de las pericias en los laboratorios de las Policía. Se levantaron rastros, huellas y restos genéticos de las armas encontradas en el campo, de la camioneta y de la ropa abandonada, como así también en la escena del crimen en la casa del barrio Los Cardales de Colonia Ensayo.

Un dato que ayuda a analizar algunos puntos de la propia investigación, era saber el verdadero motivo por el cual los sicarios abandonaron la camioneta Toyota.

Luego de las pericias realizadas en la Dirección de Institutos Policiales, peritos mecánicos de la fuerza de seguridad establecieron que en la huída por el camino de tierra, el rodado, sufrió un severo desperfecto que llevó a que se descompusiera imprevistamente.

En la inspección, se descubrió que -tal vez por un golpe en la parte inferior del rodado- se daño el sistema eléctrico, que incluso llegó a que rompiera elementos duros de protección y el corte de vitales cables de conexión. Al parar la marcha obligada, debieron caminar hasta la costa. Incluso, hay quienes creen que debieron abandonar las armas halladas en el lugar porque si las llevaban consigo, el peso de las mismas, podría hacer más dificultoso el escape.

Uno