Debutó a los 23 años en la Primera de Atlético Paraná estando en el Federal C. Hoy tiene 29, es un eslabón más que importante en Central Córdoba y está a escasas horas de enfrentar a River en una tremenda final.

Se trata de Lisandro Alzugaray, un volante zurdo y muy habilidoso que surgió de la cantera de Viale FBC

Prefiere no hablar de ídolos, pero sí destaca dos personas que son muy importantes: Messi y su papá Keko. “No tengo ídolos. Me gusta mirar mucho fútbol y sigo a los jugadores rivales, pero ídolos… Lo que sí, tengo a dos personas allá arriba: Messi y mi viejo”, le contó esta semana al diario Olé.

Sobre su papá, señala: “Tanto él como toda mi familia me apoyaron mucho cuando no me salían las cosas. Además, aunque no tuvo la posibilidad de llegar a Primera División mi papá fue jugador, ¿sabés? Yo lo vi jugar cuando era chico y la verdad que fue de lo mejor de todo Entre Ríos. Lo que pasó es que justo mi mamá había quedado embarazada de mi hermano más grande y no se animó al desafío de dejarla sola”.

-Él dejó la pelota. ¿Vos no pensaste nunca en largar todo?

-No, la verdad que nunca se me pasó por la cabeza abandonar el fútbol. Si bien tuve momentos malos, jamás se me cruzó eso por la mente. En eso fue importante el apoyo de mi familia. Desde chico me tocó estar afuera de casa y ellos siempre viajaron a todos lados para acompañarme. Y cuando las cosas no salían como esperaba, fueron mi sostén.

Esta noche, a las 21:10, Lisandro tendrá el mayor desafío deportivo de su carrera, al enfrentar a River en la final de Copa Argentina.

Así lo cuenta a Olé: “Enfrentar a River es un sueño. Porque lo que genera ese club es impresionante y tiene una magnitud enorme. Además, por todas las cosas que viene ganando va a ser un sueño, nunca pude enfrentarlo”

Dale pibe

Lisandro, esta noche y en cada pelota que toques, todos estaremos con vos para darte impulso, fuerza y corazón. Dale pibe, andá y cumplí tu sueño (FB)