Inspectores aduaneros apostados en el Paso Fronterizo Internacional Concordia-Salto desarticularon un intento de contrabando de drogas que resultó en la detención de dos personas de nacionalidad paraguaya. El procedimiento se centró en un camión que realizaba un tránsito con origen en Paraguay y destino final en Uruguay.

Cuando el vehículo se presentó en el Puente de la Represa Hidroeléctrica Salto Grande, exhibía matrículas paraguayas y una carga declarada de maíz a granel.

En un primer momento, al chofer —quien se encontraba acompañado por una mujer que sería su pareja- se le pidió que pasara el camión por el escáner para realizar un control no intrusivo. Allí fue cuando agentes especializados de la Dirección General de Aduanas-AFIP advirtieron en las imágenes algo que les llamó la atención. Por esa razón, convocaron a un binomio -can aduanero y guía a su cargo— a realizar una nueva inspección.

En efecto, el can inmediatamente empezó a marcar el semirremolque, exhibiendo un comportamiento compatible con la presencia de estupefacientes y/o divisas. En ese momento, el personal del organismo que dirige Guillermo Michel ordenó un control exhaustivo del vehículo, ante lo cual la mujer que acompañaba al chofer se desmayó.

A esa altura, todo apuntaba a lo que la Aduana finalmente terminó encontrando: ocultos en el piso del semirremolque, dentro de un doble fondo, había 87 panes de cocaína de 1 kilo cada uno.

Al respecto, el director general de Aduanas, Guillermo Michel, expresó que “el control del narcotráfico es una de las grandes prioridades de esta gestión. Ver este tipo de resultados es muy satisfactorio porque nuestra concepción de la Aduana no se reduce solamente al puerto de Buenos Aires”.

La Aduana dio intervención al Juzgado Federal de Concordia, a cargo de Analía Ramponi –subrogado en la feria judicial por Federico Ángel Martín, juez Federal de Primera Instancia de Victoria—, y contó con la colaboración de la Secretaría Federal de Primera Instancia a cargo de Alan Bergdolt.

La Justicia ordenó la detención del chofer del camión y de la mujer que lo acompañaba, conjuntamente con el secuestro de todo lo actuado. Se estima que el valor de la cocaína incautada asciende a USD 1.305.000.

Los ejes de camiones, otro método de ocultamiento

En lo que va del año, el personal de la Aduana que opera en el paso de Concordia lleva detectados, en los ejes de los remolques de camiones, 267 kg de cocaína de máxima pureza que narcotraficantes habían intentado ocultar.

La totalidad de lo descubierto quedó secuestrado por la Aduana, que elevó las correspondientes denuncias ante la Justicia. Asimismo, por orden del Juzgado Federal de Concordia (de reciente creación), se detuvo a las personas involucradas y se secuestraron bienes muebles registrables de distintas firmas por causas relacionadas con estructuras narco-criminales de gran envergadura, propias del crimen organizado y con claro carácter internacional e interjurisdiccional.

En esta oportunidad, el método elegido para el contrabando fue otro, ya que la droga fue hallada en un doble fondo en el piso del semirremolque. Sin embargo, advertidos de que el tráfico de cocaína nunca deja de reinventarse, los inspectores aduaneros saben que cada vehículo que se presenta en la frontera es un nuevo desafío.