Las boletas del cuarto oscuro serán bastante largas este año. La papeleta no sólo llevará las caras y nombres de los postulantes a Presidente, Diputado Nacional, Gobernador, Diputados, Senadores y autoridades locales. En uno de sus cuerpos también figura la pre candidatura al Parlasur por el Distrito Entre Ríos.

La del Parlasur es una elección que pasa prácticamente desapercibida y tiene bajo (bajísimo en realidad) conocimiento por parte del electorado.

Cada una de las fuerzas nacionales que competirán en el distrito llevarán sus postulantes al Parlasur. La de este año será la segunda elección directa de representantes. Anteriormente, se elegían de manera indirecta a través del Congreso de la Nación.

Con fecha de nacimiento en 2005, el Parlasur es una asamblea parlamentaria deslucida que comenzó a funcionar en 2007.

Y es poco lo que puede hacer: Entre sus funciones, tiene la posibilidad de impulsar recomendaciones, resoluciones y propuestas al Mercosur, en forma de dictámenes, proyectos, anteproyectos, declaraciones, pero no pueden tomar decisiones que tengan que ver con las leyes internas de las naciones. Es decir, sus decisiones son no vinculantes.

 Los entrerrianos que aspiran al Parlasur

El frente peronista Unión por la Patria llevará como candidato por el distrito Entre Ríos al paranaense José Cáceres, actual diputado provincial, ex vice gobernador y dirigente deportivo.

Juntos por el Cambio lleva como candidato al abogado Alejandro Daniel Perotti. Es oriundo de Bovril. Ejerce su profesión en Buenos Aires. Su estudio se especializa en derecho aduanero.

Por Nueva Izquierda se postula Laura Naput. Es docente universitaria y se presenta como feminista y defensora de la educación pública. Naput es licenciada en Historia, docente de la universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) en la Facultad de Humanidades y de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) en la Facultad de Trabajo Social.

Por su parte, el Movimiento al Socialismo presenta como candidata a Sofía Muñoz. Es una vecina paranaense que trabaja en el sector gastronómico de manera precarizada.

Finalmente, “La Libertad avanza” lleva a Amelia Villaverde como aspirante al Parlasur. Es oriunda de Paraná y se desempeña como Coach profesional.

Sin pena ni gloria

Por su escaso rol resolutivo, el alto costo para cada país que debe sostener su funcionamiento y el bajo conocimiento de quienes lo integran, el Parlasur ha trascurrido estos años sin pena ni gloria.

Su sede se encuentra en Montevideo y de sus 186 integrantes, 43 son argentinos. Entre ellos se encuentra el periodista paranaense Cristian Bello.

Si bien la ley dispone que deben cobrar un sueldo, el Estado argentino sólo abona los gastos de traslado, hotel y viáticos. Tiempo atrás, un parlamentario inició un reclamo judicial (Alejandro Karlem, Frente para la Victoria por Corrientes), pero al tema lo debe resolver la Corte Suprema.

El programa de televisión “Cuestión de Fondo” (Canal 9 Litoral) consultó al periodista Cristian Bello. El trabajador de prensa fue electo en 2015 por el Distrito Entre Ríos. Ese año fue la última vez que hubo elecciones en nuestro país para el Parlasur.

– ¿Cómo han sido estos años en el Parlasur en cuanto a proyectos y debates?

-Han sido años muy enriquecedores en cuanto al debate y también los proyectos e ideas. Nos tocaron años y escenarios cambiantes. La negociación del Acuerdo de libre comercio Mercosur-Unión Europea; la crisis institucional en Venezuela, la epidemia de dengue en la región, los desastres naturales, las inundaciones en Argentina y Paraguay, los incendios en la Amazonia, además de las situaciones internas propias de cada país que tienen repercusión en el bloque.

 – ¿Se colmaron tus expectativas o esperabas otros resultados?

– Siento que aprendí mucho. De relaciones internacionales, práctica legislativa, diálogo interparlamentario y otros aspectos que no conocía. Por otro lado, pudimos avanzar mucho en la consolidación del Parlasur. Lo sostuvimos cuando nadie le daba ni cinco de bolilla. Cumplimos con las sesiones mensuales, presentamos proyectos, discutimos ideas, e hicimos nuestros aportes al Consejo del Mercado Común en representación de nuestros distritos. Sin embargo, debo reconocer que la falta de acompañamiento de los gobiernos deslució todo. No tener ayuda de ningún tipo, pedir que nos presten asesores de otros países, no contar con un lugar para reunirnos y no poder trabajar en conjunto con la cancillería o los gobiernos hizo todo más difícil. Recién en estos dos últimos años, por gestión de la vicepresidenta Cecilia Britto de Misiones, el canciller atendió algunos aspectos. Pero en general nunca fuimos tenidos en cuenta para nada.

 – ¿Qué proyectos presentaste?

-Varios de proyectos de declaración y de resolución, algunos en conjunto con los parlamentarios de Corrientes y Santa Fe, otros yo solo. Y en los últimos dos años me enfoqué mucho en la Comisión de Trabajo, que integro. Ahí presenté un Anteproyecto de norma de Economía Social y solidaria que fue aprobada en la última sesión; y otro de Regulación del trabajo de plataformas, que viene a complementar uno que aprobamos durante la pandemia de Trabajo remoto. Estamos analizando ahora en un proyecto de resolución sobre la reducción de la jornada laboral en la región.

  -Actualmente, los parlamentarios no cobran dieta, pero Karlem presentó un reclamo a la justicia para cobrar. En tu caso, ¿recurriste también a la justicia para percibir la dieta?

-No. Nunca cobramos ni un peso. El reclamo del parlamentario Karlem se encuentra a resolución de la Corte Suprema. Él pidió un aplazamiento de los tiempos procesales con la intención de establecer un diálogo con el gobierno nacional para no llegar a un fallo que pudiera perjudicar al Estado, pero no se avanzó. Yo no reclamé nada, a pesar de que hace 8 años que estoy de licencia sin goces de haberes en Radio Nacional, porque aducen que el cargo es incompatible con otra función en el ámbito público. Pero ni siquiera me hicieron los aportes provisionales.