A través de este medio deseo agradecer a Chichard Ocampo por el noble gesto de retener mi teléfono que en un descuido olvidé en una plazoleta de calle San Luis y devolverlo ni bien regresé a buscarlo.
Quien dijo que todo está perdido, todavía queda gente honrada que hacen de este mundo un lugar más digno de ser vivido.
Gracias Chichard!!


Alicia Amado.