El arroyo El Espinillo, que es atravesado por la ruta 18, apareció con un extraño color rojo y en algunos sectores de la orilla se visualizó una notoria cantidad de espuma.

Autoridades de la Secretaría de Ambiente de la provincia confirmaron que el fenómeno que afectó al cauce de agua obedece “al vuelco de efluentes de un frigorífico y la coloración roja es producto de la sangre”.

“La coloración es debida a un vuelco orgánico, que lo máximo que hace es consumir oxígeno”, explicó Daniela García, titular de la cartera ambiental, y sumó que, “si el agua corre, nos garantiza que se pueda recuperar naturalmente el arroyo”.

“La recuperación del arroyo se dará, pero primero hay que eliminar el vuelco”, dijo para llevar tranquilidad a la población al confirmar que “no es químico, no son cianobacterias. La coloración es debida a un vuelco orgánico, que lo máximo que hace es consumir oxígeno. Si el agua corre, nos garantiza que se pueda recuperar naturalmente el arroyo”.

Paola, es una vecina que tiene una quinta en la zona del arroyo y dijo que es la primera vez que observa un fenómeno de estas características.

“Es muy rara la coloración que adquirió el arroyo. Los vecinos tenemos un grupo de WhatsApp y la anormalidad se informó de inmediato, pasaron fotos y nos asombró bastante la rareza del agua”, expresó en diálogo con Elonce.

Lugareños especulaban con que podría tratarse de algas y que también estaban afectados cursos de agua cercanos, “pero ya constataron que viene de la ciudad de Crespo”.

Posibles sanciones

La Secretaría de Ambiente explicó que tanto en la ley de industrias como en la de áreas naturales protegidas se contemplan estos escenarios ambientales. “Esta empresa (por el frigorífico) se hace cargo de otra que quebró, tomó parte de lo que se producía en esa región y, quizás, no contaba con el tratamiento adecuado para atender el procesamiento que se estaba llevando a cabo”, indicó.

El once