Durante una de las noches del fin de semana largo, en las afueras del Corsódromo de Gualguaychú, el experto guardavidas Waldo Almirón salvó la vida de una bebita de 45 días que tenía obstruidas sus vidas respiratorias.

Según se informó, el guardavida se encontraba por ingresar al Corsódromo en una de las tres noches seguidas de carnaval cuando vio un tumulto de gente y a un policía corriendo con una bebé en brazos alertando sobre la emergencia.

Sin dudarlo, Waldo se involucró y logró reanimarla practicándole maniobras de RCP justo a tiempo. Una vez fuera de peligro, la pequeña fue llevada al Hospital. Horas más tarde, cuando el guardavidas se comunicó con el lugar para saber cómo se encontraba la bebé, le confirmaron que se encontraba sana y salva, recuperándose del momento que pudo haber sido una tragedia.

Además, los médicos felicitaron a Waldo por su accionar decisivo. (El Día)