Este sábado se corrieron las tradicionales picadas en el Autódromo de Concordia.

Con la participación de autos de distintos puntos de Entre Ríos y Santa Fe, el piloto vialense Enzo Grinóvero volvió a las pistas.

Y, como no podía ser de otra manera, hizo honor a su apellido fierrero por tradición e historia.

Con su Fiat 128 y un motor armado íntegramente en su taller, Enzo logró ubicarse primero, subiéndose a lo más alto del podio. El auto alcanzó los 170 kilómetros por hora.

En diálogo con NuevaZona, el joven piloto agradeció a sus amigos, familia y colaboradores por el apoyo brindado.