El difícil trabajo de retiro de los cuerpos sin vida, y el rescate y asistencia a los heridos demandó un buen tiempo en el accidente de anoche.

Y prácticamente el mismo personal policial, los mismos Bomberos y agentes de salud que intervinieron en ese trágico hecho, fueron quienes también trabajaron en el accidente de esta mañana.

Hoy temprano, muy temprano, los volví a ver. Cargando sus elementos a toda prisa para asistir -otra vez- a personas muy heridas en la ruta 18. Dudo que entre ambos hechos hayan podido dormir dos, tres horas. No mucho más.

Sirvan estas sencillas líneas como reconocimiento a esos hombres y mujeres anónimos. Seres humanos que no dudan un segundo cuando se trata de asistir al prójimo en situaciones límites.

Simplemente gracias…

(FB)