Especialistas advierten por imprudencia, temeridad, distracciones e incumplimiento de normas en los accidentes viales y convocan a una «nueva cultura vial».

Según la ANSV, Entre Ríos está entre las provincias de “Siniestralidad moderada pero estable”, junto Santa Fe, San Luis, Catamarca, Córdoba, La Pampa, Formosa, San Juan y Neuquén. Las de mayor siniestralidad fatal pertenecen al “Norte Grande”: Santiago del Estero, Misiones, Jujuy, Chaco, La Rioja, Tucumán y Corrientes.

La evolución de los muertos en accidentes viales en Entre Ríos desde hace 12 años muestra que: hubo 171 víctimas fatales en la provincia en 2008, 142 en 2009, 148 en 2010, 148 en 2011, 160 en 2012, 188 en 2013, 208 en 2014, 184 en 2015, 167 en 2016, 160 en 2017, 192 en 2018, 139 en 2019, 71 en 2020 (el año del aislamiento obligatorio por Covid) y 147 en 2021.

En Entre Ríos, en lo que va de 2022, ya se cuentan 67 personas muertas en 61 siniestros viales fatales. Según el relevamiento del Observatorio Vial dependiente del gobierno provincial, 19 muertes ocurrieron sólo en lo que va de mayo. 31 fallecieron en en rutas, 25 en calles y avenidas y 5 en caminos vecinales. Los hechos fueron 32 choques, 15 despistes o vuelcos, cinco atropellos a peatones, cuatro caídas, cuatro choques y un siniestro sin causa especificada. El 32% de las víctimas han sido motociclistas; 41% automovilistas, 12% peatones, 10% camionetas, 4% transportes de carga, 1% bicicletas.

Ricardo Galliussi es jefe de la División de Accidentología Vial de la Policía de Entre Ríos, licenciado en Accidentología Vial y profesor de asignaturas en la materia en la Escuela de la Policía y en la UADER. Considera que hoy estamos en una “situación llamativa” por la cantidad de accidentes que vienen ocurriendo todos los días en las ciudades grandes de la provincia y por la cantidad de personas fallecidas. “Es sumamente alarmante lo que está pasando en nuestras calles. Llama poderosamente la atención el número de siniestros”, advierte en diálogo con UNO.

El celular, un peligro

Pablo Peil también es licenciado en Accidentología Vial, y coordinador del Observatorio Vial de la Provincia. Coincide en dichas causas pero suma una de primer relevancia: el (mal) uso del celular. “En zonas urbanas el común denominador en conductores, peatones, ciclista y motociclistas es la utilización del teléfono celular como principal factor de distracción”. También resaltan la falta de acatamiento a la normativa vial, no respetar las prioridades de paso, el exceso de velocidad y circular por carriles no habilitados, entre otras.

DIARIO UNO