Hace ocho años, Antonina Colignon entraba a quirófano para someterse a un trasplante bipulmonar.

Hoy, Anto puso en palabras las sensaciones y enseñanzas que le han dejado todos estos años.

“Esta foto me la sacaron antes de entrar a quirófano, hace 8 años… Iba tranquila y en paz, sabiendo que tenía un 50 % de probabilidades de que las cosas no salieran bien pero preparada para luchar y conseguir el otro 50 %, el de que las cosas si salieran bien”.

“La mayoría de las personas ya saben lo que pasó después, pero la enseñanza que me dejó fue entender que siempre hay que luchar por lo que queremos, incluso cuando las probabilidades están en contra. Eso y que donar órganos es el acto de amor más puro y desinteresado que una persona puede hacer por otra. 8 años y sigo contando”, escribió Anto.