Tres integrantes de la comunidad gitana de La Plata acordaron penas de prisión condicional por haber engañado con cuentos del tío a dos ancianos en la ciudad de Nogoyá. Cayeron en Rosario del Tala, donde se alojaban, tras ser identificados por cámaras de seguridad y ahora fueron condenados.

Se trata de los hermanos Marcelo y Carlos Traicco y Arnaldo Castillo, todos ellos oriundos del barrio Las Malvinas de la capital de la provincia de Buenos Aires. En julio cometieron los engaños por los que sustrajeron unos 170.000 pesos en total y menos de un mes después estarán condenados, si es que el juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, homologa hoy el acuerdo presentado por la fiscal Maite Burruchaga y el defensor de los imputados, Augusto Lafferriere.

Ambos hechos ocurrieron el 21 de julio pasado, con pocas horas de diferencia. La primera víctima fue un hombre de 77 años, a quien a la 9 de la mañana llamaron por teléfono. Una persona que se hizo pasar por su nieto le manifestó que tenía problemas con el banco, le preguntó si tenía dinero en efectivo, y el hombre le dijo que llegaba a juntar unos 60.000 pesos.

El falso nieto le dijo que conocía a un contador del banco que le iba a mandar a su secretario, llamado Cristian Díaz, y además le pidió la dirección de su casa porque le dijo que no se acordaba. A las 11.30 se presentó en la vivienda un hombre morocho y dijo ser “Cristian, el secretario”, a quien la víctima le entregó una bolsa negra de tela con 60.000 pesos.

El segundo episodio delictivo sucedió a las 14 de ese mismo día, cuando una señora de 88 años recibió un llamado telefónico de quien se hizo pasar por su bisnieta. La voz femenina le informó que un contador del Banco de Entre Ríos iba a pasar por su casa a retirar todo el dinero que ella tenía en su casa porque por cuestiones de numeraciones esos billetes iban a dejar de circular en todo el país. A las 14.40 un hombre llegó a la casa de la anciana, dijo que era de apellido Díaz, y adujo ser el contador del banco. Le requirió la entrega del dinero y así la mujer le dio 110.000 pesos.

Cuando ellos y sus familiares advirtieron el engaño, radicaron las respectivas denuncias. En la investigación del hecho, la Policía de Nogoyá recabó información, principalmente a través de videos de cámaras de vigilancia particulares y públicas. Así pudieron establecer las características del auto en el que se movilizaban los estafadores en ambos hechos delictivos, un Honda Accord, con tres ocupantes.

Además, los investigadores pudieron corroborar en una de las imágenes que una de las personas que iba en el vehículo reunía características físicas similares a las descriptas por los damnificados de las estafas sobre quien pasó por sus viviendas a retirar el efectivo.

En el recorrido del vehículo advirtieron que salieron de la ciudad de Nogoyá y se dirigieron por la ruta que va en dirección hacia Rosario del Tala. La información para la búsqueda del auto fue irradiada a las Jefaturas Departamentales aledañas y así los policías de Tala, en una recorrida por esa localidad, advirtieron la presencia del Honda en una esquina, con los tres sospechosos a bordo.

Los escoltaron hasta la Jefatura policial, donde se pudo chequear que el auto era el mismo que el utilizado en los engaños perpetrados en Nogoyá. Los hombres se alojaban en un hotel de Tala.

Luego de que las pruebas los acorralaran, prefirieron confesar y acordar penas de prisión condicional en un juicio abreviado, cuya sentencia será adelantada hoy en los Tribunales de Nogoyá.

Uno