Cada año, en la costa del Paraná, algunas localidades abrían su temporada de verano y habilitaban sus playas en noviembre, y como fecha tardía, principios de diciembre. Eso era el común denominador en los balnearios de Paraná, Valle María, Villa Urquiza y Piedras Blancas. En la costa del río Uruguay, en tanto, la fecha habitualmente estaba asignada al 8 de octubre, en las ciudades de Colón, Concepción del Uruguay, Concordia y Gualeguaychú.

Pasados 16 días de diciembre, con el verano a punto de iniciarse, la crecida de los ríos Paraná y Uruguay impidió que se inaugurase formalmente la temporada, con el permiso para acceder a las aguas.

Unas pocas ciudades entrerrianas tuvieron el privilegio de habilitar a los bañistas el acceso al agua con fines recreativo. La primera fue Santa Ana, localidad ubicada aguas arribas de la represa de Salto Grande, consignó diario Uno.

Por su parte, en Concordia la temporada de guardias de los guardavidas se inició a principio de noviembre y se extenderá hasta el 31 de marzo de 2024.

En Colón, que sufrió la gran crecida del río Uruguay, esta semana se habilitó un pequeño sector de la playa Inkier.

Río Paraná

En la costa del Paraná, en Valle María, la playa del complejo balneario camping permanece aún sin ser habilitada, debido a la creciente del río Paraná.

Mientras que en Villa Urquiza, el municipio informó que como consecuencia de la creciente del río Paraná, se postergó la inauguración de la temporada de verano.

Finalmente en Paraná, la capital provincial, el río permanece desde hace varios días, por encima del nivel de evacuación.