El gobernador, Gustavo Bordet, analizó con el Gabinete e integrantes del Comité de Organización de Emergencia en Salud (COES) el estado de situación de la pandemia en Entre Ríos.

El mandatario adelantó que «articulamos una red de contención sanitaria público-privada para estar preparados».

En ese marco, resaltó que «más que nunca la responsabilidad individual y el autocuidado son indispensables en esta etapa de distanciamiento obligatorio».

Tras el encuentro, trascendió que en las próximas horas se suspenderá en Entre Ríos la posibilidad de llevar adelante reuniones sociales de hasta 10 personas, como está autorizado en el Decreto de Necesidad y Urgencia 520 del Ejecutivo nacional, en el cual se estableció la fase de Distanciamiento Social Obligatorio en las zonas sin transmisión comunitaria de coronavirus del país.

El punto central de la argumentación de la medida estaría dado por lo ocurrido en Colón donde, como consecuencia de un encuentro social entre cuatro jóvenes que compartieron el mate se desató un brote que generó hasta el momento 17 infectados y hubo que aislar a más de 100 personas.

Desde el lunes, cuando Entre Ríos ingresó a la nueva fase de «distanciamiento», las reuniones sociales de hasta 10 personas estaban permitidas ya que se encuadran dentro de las actividades habilitadas por el decreto 520 del Ejecutivo nacional.

No obstante, el artículo 7 del DNU 520 establece que «la autoridad provincial dictará los protocolos pertinentes para la realización de estas actividades atendiendo a los requisitos mínimos establecidos en el presente artículo y a las recomendaciones e instrucciones del Ministerio de Salud de la Nación, pudiendo establecer horarios, días determinados y requisitos adicionales para su realización, con la finalidad de prevenir la circulación del virus». Precisamente de esta posibilidad hará uso Bordet para establecer las limitaciones.