El antiguo edificio del “Cine Gallo” tiene un significado y una presencia muy destacada en la gente de Viale, por lo que fue y lo que aún hoy es este edificio, donde a su fachada la reconoce  todo  ciudadano de este pueblo que transitó calle 9 de Julio.

Los años pasan y los edificios se deben adaptar a las necesidades del presente. Aquí en particular haremos un poco de historia. Cuando se vende el Cine se divide en tres partes. Un tercio pasa a ser vivienda con su patio. De las otras dos partes adquiridas por un solo propietario surge una división para que nazcan dos locales ya reconocidos en el pueblo: “Utilísimo” y “Cine Sport”.

En el interior del segundo local se puede ver dentro de las reformas realizadas parte de los balcones del viejo Cine, con piso de madera y unas importantes ménsulas de hierro. Aquí se combinan estos detalles con una moderna arquitectura donde resaltan muros de yeso, muebles diseñados específicamente para que permitan un cómodo recorrido por el salón, los cómodos probadores, pintura,  ploteos relativos a la indumentaria de las marcas que se venden aquí y como cierre se realizó una cuidada y moderna iluminación.

En “Utilísimo” se mantuvieron algunos detalles que traen a quien entra reflejos del viejo Cine. Como el umbral de mármol de Carrara y los pisos originales  calcáreos  italianos. Sigue aún la losa de entrada que tenía en un segundo nivel en Planta Alta desde donde se proyectaban las películas. Se reutilizaron 4 paños fijos de vidrio que eran parte de las vidrieras. También se usaron los pasamanos de madera de pinotea originales en las barandas  de un nuevo entrepiso que se extiende por todo el local,  construido de perfiles doble te de acero con un entablonado de madera de pino machimbrada. Se accede al mismo por una cómoda escalera central de perfilería de hierro y escalones de madera. El nuevo cielorraso de yeso de la planta alta incluye un lucernario en el que se reemplazaron las chapas de hierro originales por unas nuevas transparentes, que dan una importante iluminación natural a ambas plantas.

Se trabajó un hall distribuidor que conecta la entrada a los dos locales, similar a lo que fue la espera del viejo Cine donde antes de entrar a disfrutar de la película o función los asistentes se daban los saludos o compartían animadas charlas.

En ambos locales se realizaron nuevos sanitarios, una oficina privada en planta alta y se les realizó instalaciones con materiales de última tecnología para que cuenten con calefacción por gas natural. Las instalaciones eléctricas se diseñaron para cumplir con todas las demandas y contar con los elementos de protección adecuados, tanto para iluminación como para acondicionamiento de aire generados con equipos Split.

La intervención de la fachada se da a partir de las necesidades lógicas de dos locales comerciales (aberturas, iluminación, cartelería). Respecto a la misma debe destacarse un acuerdo realizado por los herederos de los dueños originales con quienes compraron el resto de la propiedad, por el cual se mantuvo entre el aspecto original. Se trató la menor cantidad de cambios  posible y ahí aparecen el ladrillo visto, balcones con barandas de hierro forjado, cornisas, molduras, vidrieras y detalles del ingreso original.

Agradecemos a los propietarios Daniela y José por confiar en “EL ESTUDIO” y darnos libertad para diseñar, trabajar y lograr construir este proyecto. Les deseamos los mejores éxitos a este emprendimiento fruto de la pasión por avanzar.

Arquitecto Tito Lell

27 de diciembre de 1929. Día de la inauguración del Cine Gallo (El Diario de Paraná)