El dirigente radical Ricardo Alfonsín pasó este viernes por la casa de la familia Landra, en El Ramblón. Fue en el marco del encuentro que se hace este sábado a Villaguay como parte de una serie de charlas con los radicales de diferentes provincias para reflexionar sobre el radicalismo y su pertenencia a Cambiemos.

Alfonsín llamó a hacer una autocrítica por los cuatro años del gobierno nacional, “porque las cosas, claramente, no fueron buenas”.

 “Este conjunto de reuniones que estamos teniendo en diferentes distritos tienen como objetivo sacar posiciones, salvo que este partido haya dejado de serlo”.

 “Nosotros somos distintos al PRO y quien gobierna es el PRO. Si hubiera sido la Unión Cívica Radical las decisiones hubiesen sido muy distintas. Lo que les molestó a muchos radicales es que antes que se tomaran esas decisiones no se los consultó. Pero atención, muchos radicales que tuvieron la responsabilidad de evitar que se produjeran los errores no lo hicieron”.

El encuentro en El Ramblón fue apenas cinco horas después que el presidente electo Alberto Fernández recibiera a Alfonsín en su domicilio particular.

En la casa de Fernández, ambos coincidieron en la «necesidad de hacer un esfuerzo conjunto para salir de la crisis» y de «respetarnos en democracia» entre el oficialismo y los sectores de la oposición.

Sobre su encuentro con Alberto, dijo: “Gratamente pude comprobar que el Presidente electo tiene una gran comprensión de la situación que vivimos actualmente, y con muchas ganas de escuchar con humildad y que será más fácil entendernos que pelearnos entre nosotros”