Su casa es pequeña, pero su corazón enorme. Enrique Karst tiene 88 años y verdaderamente no se nota. Su lucidez y memoria permanecen intactas. Sobre todo, en un tema que…