Alejandro Schneider es un joven que participa activamente en el Programa de Entrenamiento para el Trabajo. En la actualidad, se encuentra realizando su entrenamiento en Frioteka de César Ramírez, desempeñándose en el puesto de auxiliar repositor de mercadería.

«De este programa me llevo como valores la tolerancia, compañerismo, empatía, paciencia, y en tema práctico he aprendido a trabajar en equipo, a atención al cliente, trabajar ordenadamente y utilizar nuevas herramientas de trabajo», comparte Alejandro sobre lo que ha aprendido durante su entrenamiento.

La decisión de participar en el programa fue motivada por el deseo de sumar experiencias a su currículum. «Quise participar porque quiero mejorar mi experiencia laboral en lugares nuevos», menciona Alejandro.

En cuanto a sus planes para el futuro, «Mis planes para el futuro incluyen participar en el programa, pero ya teniendo mi propio local y poder brindar trabajo a los más jóvenes», afirma, demostrando su espíritu emprendedor y su deseo de contribuir al crecimiento laboral de otros.

La historia de Alejandro es un ejemplo de cómo el Programa de Entrenamiento para el Trabajo brinda oportunidades reales de aprendizaje y crecimiento, impactando positivamente en la vida de los jóvenes participantes