El Molino Harinero «San Spirito», perteneciente a la familia Tropini, volvió a reabrir sus puertas hace unas semanas.

Una empresa de la zona, que posee trayectoria en el rubro, comenzó a hacerlo producir nuevamente, lo cual ha generado para la ciudad la apertura de nuevas fuentes laborales.

Recordemos que la planta había estado activa hasta hace un tiempo, pero por diversas cuestiones había dejado de trabajar. Ello había originado que unos diez trabajadores quedaran sin empleo en aquel momento.

Afortunadamente, desde hace unos días, el tradicional molino ha vuelto a abrir sus puertas. Esta semana, el Concejo Deliberante habilitó el funcionamiento del mismo.